27 feb. 2011

Amiga, intentaré que nunca caigas.

A pesar de la distancia, y de las circunstancias que hayamos podido tener. A pesar de que a veces no estemos del todo bien y lo único que hagamos sea ignorarnos. A pesar de las veces que hemos tenido nuestros roces, y a pesar de lo que nos pueda llegar a pasar. Quiero que sepas que siempre (y con decir siempre, me refiero a siempre), podrás contar conmigo. Porque soy de las personas que creen que cuando conoces a una persona, y cada vez vas cogiendo más cariño y a la vez confianza. Cuando sientes que puedes contar con esa persona. Cuando sabes que no te va a fallar por mucho que hayas hecho. Cuando sientes que has encontrado a una gran amiga que estará a tu lado, debes decirle que la necesitas. Que la echas de menos. Y me gustaría que sepas que si estoy escribiendo esto es para que que cuando lo pases mal. Cuando creas que estás sola. Cuando creas que no te apoyan, o necesites calmarte, puedas contar conmigo. La amistad no se valora por las palabras, sino por los hechos. Y aunque no lo sepas, me has demostrado que eres una gran amiga. Porque tú y yo somos así. Chocamos constantemente y nos pasamos las horas discutiendo. Pero nos tenemos un gran cariño, y una gran confianza. A pesar de la distancia siempre me acuerdo de ti. No es fácil encontrar a una persona que con poco tiempo ya le cojas cariño. Y yo tuve la suerte de encontrarte. Así que cuando necesites a alguien con quien apoyarte y contarle tus penas, yo estaré ahí. Solo hace falta que me lo digas. Dímelo, e intentaré que nunca caigas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario