9 nov. 2011

Y es que no hay nadie más.

No sé muy bien cómo puedo quererte tanto. Puede que lo haya dicho muchas veces, y que siempre me esté repitiendo, pero no me importa. Tú eres una de las pocas personas que merece escuchar cada día lo genial que eres. Puede que me haya dado otro bajón, de esos en los que me pongo sentimental y lo único que me apetece es escribir. Porque tú ya lo sabes. Me conoces mejor que a mí misma, y eso me tranquiliza. No entiendo como has podido entrar con tanta facilidad en mi vida.
Todos tenemos esos momentos que nunca más volvemos a vivir. Y yo todos esos momentos los he vivido contigo. Te quiero no sólo como a una amiga, sino como a una hermana. Puedo decirte que eres una gran parte de mi vida. Estás en mi corazón y bien dentro. Porque siempre estás para sacarme una sonrisa, aunque no quiera. Sé que muchas personas estarán deseando tenerte a su lado de la misma manera que te tengo yo, soy consciente de ello. Sé que muchas estarán buscando a una persona que las escuche y que les dé su opinión. Que les diga cuando no le gusta lo que está haciendo. Pero por suerte o por casualidades del destino, me encontré contigo en el camino. Y no puedes llegar a imaginar lo agradecida que estoy de tenerte a mi lado.
Has estado conmigo en mis mejores, y peores días. Porque en sacarme sonrisas eres la mejor. No llego a entender como te puedo querer tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario