19 feb. 2011

Yo no lo olvido.

Me hubiera gustado que me echaras de menos. Que me hubieras escrito aquellas cartas en Verano. Que te hubieras acordado de llamarme cada día como acordamos. También que vinieras a mi casa por la noche mientras los demás dormían. Y que si no hubieras podido entrar, te hubieras puesto a tirar piedras a mi balcón. Que yo hubiera salido en busca tuya. Sin importarme la hora ni el día. Que me hubieses dicho todas las veces necesarias que me querías, y que sin mí no podías estar. Que necesitabas mis besos como el aire que respirabas. Me hubiera gustado que me hubieses venido a buscar a las salida del instituto con una sonrisa. Que cada día estuvieses más enamorado, como yo lo estaba de ti. Que sintieras una sensación de soledad al no estar conmigo, y que jamás te olvidaras de mí. Que nada más despedirte de mí ya estuvieras pensando en volver a besarnos como lo solíamos hacer siempre. Me hubiera gustado que les hablaras de mí a tus amigos, y que estuvieras todo el día pronunciando mi nombre. Describiendo mis ojos castaños, mis rizos color café... Explicando como solías descifrar mis pensamientos nada más verme. También me hubiera gustado que los momentos que pasábamos juntos siempre los quisieras repetir. Que quisieras verme cada día, para así no tener que echarme de menos. Que por las noches recordases con cierta ternura lo felices que éramos juntos. Al tenerme entre tus brazos y saber que nunca me dejarías. Que me tendrías en tu corazón, como siempre prometimos. ¿Lo recuerdas? Porque yo no lo olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario