6 nov. 2011

Debes ser fuerte, llorar es de débiles.

Porque a nadie le gusta mostrarse vulnerable, y a mí tampoco me gusta. Pienso que llorar no es fracasar, ni mucho menos. Pero por otra parte pienso que sí te abre la puerta al fracaso. Llorar delante del que te dañó es como darle un pastel para que siga alimentándose. Es darle el poder. Es invitarle a que continúe con la matanza. Si os digo la verdad, a mí en muchas ocasiones me gustaría reprimir mis sentimientos, y no ser tan vulnerable frente a comentarios. Ser una especie de mujer de hielo. Me gustaría ponerme un escudo y ser como aquel que dice, invencible. Me gustaría poder aguantar como una campeona mientras por dentro me rompo, sin que la otra persona tenga constancia de ello. Es la mejor manera de darle una bofetada sin ni siquiera tocarle. Pero también creo que reprimir sentimientos, mostrar frialdad e ignorancia delante de cosas que en el fondo te afectan, sería reprimir una parte de lo que soy. Una parte de lo que siento. Quizá la inseguridad hace que me vuelva vulnerable delante de situaciones complicadas. Alomejor me gustaría cambiar eso de mí, ser más fuerte y prohibirme llorar de vez en cuando. Pero desde críos nos educan para ser fuertes. Ser torres que no se derrumben fácilmente delante de las adversidades de la vida. Cuando sentimos toda la angustia y el pecho dolorido, pensamos: <<debes ser fuerte, llorar es de débiles>>. Pero si nos paramos a pensar, muchas veces las cosas que perdemos o que se rompen en nuestras vidas, son irreemplazables. Los que nos quieren pueden ayudarnos a aliviar nuestro dolor y a soportar las pérdidas, pero ni aun así. Aunque en muchas ocasiones me gustaría tener el corazón de hielo, pienso que no debemos pedir permiso para llorar si sentimos que no podemos contener nuestras lágrimas. Si sentimos que el corazón nos duele, lloremos. No tenemos que ser fuertes todo el tiempo. Creo que debemos permitirnos ser por momentos débiles, y dejar que nuestros sentimientos salgan.

2 comentarios:

  1. Mas que que a nadie le guste parecer vulnerable ante los demas, es que directamente a nadie le gusta sentirse vulnerable. Es una sensacion aterradora. Yo siempre pienso cuando lo paso mal en que todo pasa, tarde o temprano, pero pasa. Por eso es como tu dices, hay que ser fuerte y sacar fuerzas de donde sea para seguir adelante en todos los momentos.
    Unbesito

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Muchas gracias por pasarte y comentar Marta. Y sí, muchas veces hay que ser fuerte y sacar fuerzas, seguir adelante. ¡Un besito! :')

    ResponderEliminar